Dossier Bancario

Delitos de Cuello Blanco

La delincuencia financiera, también denominada delincuencia de cuello blanco, abarca una amplia gama de delitos, generalmente de ámbito internacional. El 28 de noviembre de 1939, con motivo de una Conferencia ofrecida en la sede de la American Sociological Society, Edwin Sutherland empleó por primera vez el término de “Delito de Cuello Blanco” (White collar crime) asociaba el concepto de delito de cuello blanco con una doble condición: la pertenencia social del sujeto activo (persona respetable de elevada condición social) y el ámbito en donde se enmarca la actividad delictiva (delito que se comete en ejercicio de la profesión de aquél).

Parte Sutherland de la premisa de que el delincuente de cuello blanco no se concibe a sí mismo como un criminal al no ser tratado ni legal ni socialmente como tal. La asociación diferencial se produce al vivir inmerso en un mundo, el mundo de los negocios, en donde se produce una desorganización social (u organización social diferencial) regida por unos códigos de comportamiento enmarcados en la ilegalidad, que son transmitidos por aprendizaje y reforzados mediante claras técnicas de neutralización.

Estos delitos se caracterizan por el engaño, el ocultamiento o la violación de la confianza y no dependen de la aplicación o amenaza de la fuerza física o la violencia. La motivación detrás de estos delitos es financiera: para obtener o evitar perder dinero, bienes o servicios o para obtener una ventaja personal o comercial.

El costo económico y social de los delitos de cuello blanco es probablemente, varias veces superior al de los delitos comunes; sin embargo, su ejecución no sangrienta por lo general conduce a abordarlos en forma benigna y cuidadosa, es la reacción más habitual de la justicia, los medios de comunicación y la ciudadanía.

Los delincuentes son sujetos activos, personas con cierta preparación cultural, social y económica, que abusan del poder, pues saben de antemano que casi siempre esta forma delictiva es impune, sea por la falta de tipicidad por el amparo del grupo de poder que pertenece, o bien por la ausencia de reproche social relacionado con la condena penal de un hombre de negocios.

Pertenecen a grupos que detentan el poder político y abusan de él en beneficio personal, mediante actividades como las defraudaciones aduaneras o las evasiones tributarias. Gracias a su imagen confiable y exitosa en el manejo de los negocios, consiguen ocupar determinados cargos o funciones públicas, en cuestión de tiempo abusan del cargo y se apropian del dinero publico (peculado); o le dan un destino no autorizado (malversación).

Uno de los delincuentes de cuello blanco más conocidos es Bernard Madoff, quien fue condenado en 2009 por un fraude masivo que costó a los inversores 65.000 millones de dólares. Madoff, condenado a 150 años de prisión, ejecutó un elaborado esquema Ponzi, que prometía grandes rendimientos de las inversiones. Durante muchos años, Madoff utilizó el dinero de nuevos inversores para pagar a los inversores anteriores sin invertir realmente los fondos. El esquema de Madoff se derrumbó cuando un número significativo de inversionistas exigieron su devolución, y Madoff no pudo pagarles.

El crimen de cuello blanco corporativo generalmente involucra un fraude a gran escala perpetrado en toda la institución. Por ejemplo, Credit Suisse se declaró culpable en 2014 de ayudar a los ciudadanos de los EE. UU. a evitar el pago de impuestos ocultando los ingresos al Servicio de Impuestos Internos. El banco acordó pagar multas de $ 2.6 mil millones.

También en 2014, Bank of America reconoció que vendió miles de millones en valores respaldados por hipotecas (MBS) vinculados a propiedades con valores inflados. Estos préstamos, que no tenían una garantía adecuada, se encontraban entre los tipos de delitos financieros que llevaron a la crisis financiera de 2008. Bank of America acordó pagar $ 16.550 millones en daños y admitir sus irregularidades.

Referencias

Interpol. (2017). Delincuencia Financiera. enero 19,2019, de Interpol Sitio web: https://www.interpol.int/es/Criminalidad/Delincuencia-financiera/Delincuencia-financiera

Chen,J. (march 9, 2018). White Collar Crime. enero 19,2019, de Investopedia Sitio web: https://www.investopedia.com/terms/w/white-collar-crime.asp

FBI. (2018). White Collar Crime. enero 19,2019, de FBI Sitio web: https://www.fbi.gov/investigate/white-collar-crime

Ojeda,L. (Mayo,2013). Tratamiento mediático de los delitos de cuello blanco del poder. enero 19,2019, de Scielo Sitio web: www.scielo.org.mx/pdf/rius/v9n35/1870-2147-rius-9-35-00095.pdf

Gutiérrez, M. (1997). INVESTIGACIÓN Y ENJUICIAMIENTO DE LOS “DELITOS DE CUELLO BLANCO” EN EL SISTEMA JUDICIAL NORTEAMERICANO. enero 19,2019, de Ciencias Penales.net Sitio web: http://www.cienciaspenales.net/files/2016/09/14angelesgutierrez.pdf

Sanz,J. (2018). Delitos de Cuello Blanco – Teoría Criminológica. enero 20,2019, de La escena del crimen Sitio web: https://www.laescenadelcrimen.com/crimen/delitos_cuello_blanco_sutherland/

Lowe, J. (mayo 23,2018). Manual para delincuentes de cuello blanco. enero 20,2019, de The New york times Sitio web: https://www.nytimes.com/es/2018/05/23/delitos-cuello-blanco-fraude/

González, P. (2011). Los delitos del cuello blanco. Abril 29,2019, de Redalyc Sitio web: https://www.redalyc.org/html/181/18100101/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.