Co-Working

¿Criminólogo independiente? Diez consejos útiles para emprender

Saludos lectores

En esta oportunidad quiero dejar de lado la formalidad que caracteriza mis artículos y contarles un poco mi experiencia emprendiendo como criminóloga. En toda profesión, hay mucha incertidumbre por parte de los estudiantes o recién egresados con respecto a sus opciones laborales, y en Criminología no es la excepción, apenas vamos poco a poco derribando mitos sobre nuestra labor exclusiva en puestos públicos e incursionando en el sector privado, sin embargo estos espacios no son suficientes y existimos personas que nos gusta crear más que ir sólo a aplicar lo que hemos aprendido en las aulas a una empresa u oficina.

En días pasados recibí una consulta donde me preguntaban cómo emprender en esta profesión, y no quise responder hasta hoy porque me puso a pensar un poco y no supe realmente cómo hacerlo, en realidad no existe una guía de pasos a seguir, a lo largo de estos años que llevo desde que inicié mi blog, he compartido artículos de opinión sobre varios temas relacionados con mi profesión, a través de esta plataforma he podido mostrar y exponer mis conocimientos, los cuales me han ayudado para ser tomada en cuenta en diferentes proyectos, e incluso por algunos medios de comunicación.

Para ser honesta no me considero una experta en la materia, mi experiencia laboral es muy corta en comparación con otros colegas que conozco y que acumulan años de preparación, pero lo que he aprendido, y que me ha ayudado a encontrar mi norte, es la capacidad para absorber y aprender de todas las situaciones y personas que se cruzan en mi camino y utilizarlas a mi favor. Antes de decidirme y emprender mi propio negocio, hice un análisis introspectivo que me permitió valorar mis defectos y virtudes, para así buscar opciones que encajaran con mi personalidad y con lo que quería hacer de mi vida y con mi proyecto profesional.

Personalmente me he enfocado más en la criminología corporativa, comunitaria y en la divulgación de la profesión, pero para hacerlo he tenido que leer e investigar mucho, participar en diversas actividades, charlas, cursos, seminarios, y actualmente me mantengo en constante formación, además, no desaprovecho oportunidades laborales aunque las mismas no se ajusten a mi expectativa salarial o académica. Capacitar a otros, transmitir conocimientos, impulsar y liderar el desarrollo de proyectos, administrar personal y recursos, son parte de las cualidades que he detectado en mi y por eso busco explotar y maximizar esas capacidades para solventar así mis debilidades en otras partes.

Si estás pensando en emprender en esto, tienes que saber de antemano que, como en todo, será muy difícil, y en criminología, puede que encuentres obstáculos más grandes, en términos generales hay mucho desconocimiento sobre lo que hacemos, además cuando hablamos de seguridad y prevención, las personas suelen ignorarnos, salvo cuando son víctimas de algún hecho que les afecte directamente, así que no es sencillo levantar un proyecto en una cultura que aún no tiene noción sobre lo que implica nuestro trabajo y los alcances del mismo.

Por eso, te dejo a continuación, algunos consejos prácticos que te recomiendo considerar si estás valorando la posibilidad de convertirte en un criminólogo emprendedor:

  1. Conócete a ti mismo: Eres la única persona que sabe en qué eres bueno y cuáles son tus áreas fuertes. Identificarlas previamente te ayudará a escoger el tipo de proyecto o negocio que deseas emprender.
  2. Define tu área: La criminología es una ciencia muy amplia, puedes aplicarla en diferentes entornos, desde una empresa, como docente, en la administración de la justicia, como investigador académico, en centros educativos, en programas de atención social. No puedes hacerlo todo, busca un área que se ajuste a tus capacidades y condiciones, y hazte experto en ella. 
  3. Define una meta: No basta con tener pasión, el recurso o la preparación para emprender un proyecto, también tienes que plantearte una meta o una ruta a seguir, ya que posiblemente vas a enfrentar en el camino obstáculos que te hagan dudar, y con tal de no morir en el intento puedes caer en el error de buscar otras opciones que te desvíen del objetivo inicial. Si un negocio no sale, déjalo y busca otro, pero no inicies ofreciendo un servicio y termines dando otro, porque transmitirá inseguridad a los demás con respecto a lo que haces.
  4. El criminólogo no lo sabe todo: Un error frecuente, es creernos expertos en todo lo que tenga que ver con criminalidad, seguridad o prevención, para emprender debes desarrollar la capacidad de rodearte de personas expertas, muchas veces tendrás que ejecutar funciones que para nada tienen relación con lo nuestro, desde aspectos meramente administrativos, hasta legales o técnicos que requieren del apoyo de otros profesionales especializados. Sé humilde y acepta el apoyo de los demás.
  5. No te harás millonario: Emprender creyendo que es una opción lucrativa, va a llevarte al fracaso tarde o temprano, la realidad es que pasarás más tiempo solventando pagos, gastos, invirtiendo las ganancias, e incluso, podrías necesitar donar en ocasiones tu trabajo, pues como te mencioné anteriormente, existe aun desconocimiento sobre lo que hacemos y a veces es la única forma de mostrar el valor de tu trabajo. Paciencia, los réditos llegarán si aprendes a ser perseverante.
  6. Calidad antes que cantidad: En ocasiones se cae en el error de prácticamente regalar o forzar el trabajo con tal de dar un servicio y te contraten, si bien es sabio darle el valor correcto a tu trabajo sin especular en precios, no se trata de acumular clientes, sino de brindarles un servicio de calidad, y para hacerlo, ocupas recursos,  hay que cobrar lo que se tenga que cobrar, tampoco es correcto aceptar trabajos sin contar con la debida capacidad de darlos, de lo contrario puedes terminar brindando un servicio mediocre. 
  7. Conoce tus límites: Si te conoces bien, tienes claro la importancia de brindar un servicio de calidad y tienes bien identificada tu área o meta, podrás saber perfectamente cuando te estén solicitando hacer un trabajo que excede tus capacidades, por lo delicado de nuestra profesión, es prudente ser honestos y negarte a hacer algo que no manejes a la perfección, aunque poseas una preparación básica en la materia. 
  8. Invierte en tu imagen: Algunos piensan que esto no es compatible con nuestra profesión, en más de una ocasión es un “defecto” que me han señalado, pero lo cierto es que si no muestras, no vendes, invierte para darte a conocer, crea una plataforma a tu gusto, con tu estilo y demuestra a los demás de qué estas hecho, si eres de los que prefiere un perfil bajo, posiblemente tu lugar está en otro tipo de trabajo, pues la realidad es que, a menos que cuentes con un respaldo de años de experiencia en diversas empresas o instituciones que hablen por ti, si tu intención es emprender a tan corta edad como en mi caso, tienes que destacar para que te tomen en cuenta. 
  9. Cuida tus redes sociales: Aplicable para cualquier profesión, el uso de tus redes puede ayudarte a crecer… o a hundirte. Tienes que cuidar lo que comentas o publicas, no se trata de coartar tu libertad de expresión, pero si medir muy bien lo que vas a exponer a los demás. En mi caso es común verme debatir en redes constantemente temas de mi interés, y he tenido que aprender a hacerlo de forma asertiva, respetuosa y siempre cuidando de no afectar mi imagen o los servicios y clientes que atiendo. 
  10. Mantente en constante formación: La dinámica criminal cambia drásticamente según las circunstancias del entorno y las diversas situaciones que acontecen en la sociedad, por ende el criminólogo no puede quedarse rezagado, para emprender, y en general para ejercer en cualquier lugar, debes mantenerte actualizado con las últimas tendencias, técnicas o estudios que surgen por parte de otros expertos o academias científicas, estar al pendiente de los últimos avances tecnológicos, del mercado o cualquier otro que se relacione con lo que haces.

Finalizo no sin antes resaltar que profesionales hay muchos, y que no es posible que existan opciones laborales para todos, el emprendedor tiene la particularidad de crear esas opciones, pero no basta con quererlo, para que puedas ofrecer tus servicios como criminólogo, debes dar un valor agregado y demostrar que no eres uno más, sino uno que sobresale del resto y que tiene la capacidad para competir, al final las personas van a querer siempre buscar al mejor, y ser considerado como tal dependerá solo de ti.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.